BIENVENIDOS

El Pole Dance como disciplina competitiva cumple 10 años en el país y venimos a aportar una propuesta diferente, el Pole Up. Con la intención de ser un motor creativo, aspiramos a crear un espacio de libertad, experimentación y desarrollo, con una práctica ética fuerte y sólida, para plantear un cambio en la forma en que construimos espacios de competencia como comunidad.

SOBRE POLE UP

10 Años en Argentina de Pole Dance 

Fuimos parte de todo

El pole dance ha estado pisando fuerte en el mundo y en nuestra región en los últimos años, y vemos que Argentina tiene en este camino un lugar muy especial. Hace exactamente 10 años no había en nuestro país más de una escuela de pole y todavía no había nacido la primera competencia. Pero todo cambió muy rápidamente: explotaron las escuelas de pole, como así también las competencias. Allá en el año 2008 hubiera sido difícil pensar que alguna vez veríamos una red nacional de competencias con más de 10 ediciones, que pronto se crearían hasta 6 competencias diferentes, que el número de escuelas de pole dance en el territorio sería tan grande que resultarían difíciles de contar.

Algo muy particular ocurrió en nuestro país. Tuvimos una apertura muy especial que permitió que nuestra disciplina transgrediera y venciera todos los prejuicios. Fue en buena medida gracias a esto que se hizo tan poderosa acá. Le dio un lugar especial a las mujeres, les permitió explorar su fortaleza. Hoy muchas y muchos trabajamos en el pole, más allá del esfuerzo y del dolor, para triunfar y para festejar nuestros logros en una comunidad hermosa. Gracias a este recorrido tan propio nuestra disciplina logró una riqueza y una diversidad admirable.

Como escuela participamos de toda esta historia incluso desde antes de ser escuela. El equipo que hoy dirige y enseña en nuestro estudio está involucrado en las competencias de pole desde las primeras propuestas… Y nunca paró. Se convirtió en el germen de lo que hoy es School of Pole, y estalló.

Durante estos 10 años participamos -instructores y alumn@s- en prácticamente todas las ediciones de todas las competencias locales. También pronto dimos el salto y comenzamos a competir afuera viajando por toda la región: Chile, Brasil, Colombia, etc.; Y cruzamos el océano hacia Francia y España.

Como atletas y como artistas pusimos nuestro aliento y nuestro cuerpo. Fuimos una escuela muy presente y formamos un gran equipo, solidari@s entre nosotr@s y con la comunidad del pole. Compartimos experiencias irremplazables junto a nuestr@s admirables colegas y junto a cada organizador que se puso esta tarea al hombro.

¿Cómo describir esta experiencia de competir durante 10 años? Es tan inmensa que es difícil de poner en palabras. Aún más que darnos podios, ha forjado buena parte de la manera en que vivimos. En esta experiencia hay para nosotr@s una búsqueda permanente, una búsqueda que desde siempre necesitamos compartir, porque creemos fuertemente que si multiplicamos la experiencia que puede tener la región con el pole dance, crecemos todos. Y también sabemos que la única manera de crecer es construyendo, y ahora queremos sumar nosotr@s: lanzamos nuestra propia competencia, el Pole Up.

Sobre el Pole Up. ¿Qué queremos?, ¿qué buscamos?

Y ahora tiro yo, porque me toca

Tras 10 años de vivir las competencias de pole, recolectamos una experiencia que nos sorprende. Fuimos juntando muchos anhelos, y fuimos armando -al principio sin querer, pero cada vez con más ganas- una idea de cómo nos gustaría que sean las cosas.  Así nos dimos cuenta de que tenemos mucho para aportar y decidimos comprometernos en el proyecto de hacer una competencia propia.

Queremos que cambie la experiencia de todos: de los atletas, del público, de las escuelas, de los sponsors que apoyan la disciplina desde distintos rubros. Queremos una competencia que, a pesar de tener su propia impronta, sea afín a nuestra búsqueda como personas, como atletas, como artistas, como escuela.

Para comenzar a contarla tenemos que empezar por el principio. Nuestro torneo va a contar con dos categorías: Art y High Heels. Esta decisión recoge de la diversidad del pole las dos corrientes a las que nuestra escuela se ha dedicado con más fuerza desde sus comienzos. Siendo coherentes con esta decisión, queremos que la competencia destaque y reconozca la especificidad de cada estilo. En High Heels queremos rescatar toda la esencia del exótico. Aparte de contemplar la ejecución técnica y la creatividad, en el reglamento cobran fuerza el basework, el floorwork, el manejo de los tacos, y todos los elementos específicos de este género del pole. En Art también a la par de la rigurosidad en la ejecución, el reglamento hará hincapié en la creación, en la capacidad de interpretación, en la expresividad, en la riqueza para comunicar una idea, en la creatividad de los trucos, transiciones, escapes, caídas y elementos acrobáticos.

Nuestra intención es enunciar un reglamento y una estructura de ideas -un espíritu- en el que haya mucha libertad. El reglamento que diseñamos más que reglamento pretende ser una consigna a interpretar y tiene como fin crear un espacio de creatividad, un lugar para inventar, para arriesgarse, para hacer cosas nuevas. Queremos que el Pole Up sea fiel al espíritu del pole: una disciplina infinita, que siempre tiene espacio para salir de sus casillas y hacer cosas sorprendentes.

Esperamos que este nuevo espacio sea un lugar para que los artistas se descubran, se la jueguen, y empujen sus márgenes.

A todo esto es a lo único que somos fieles. Por eso buscamos un jurado no local, neutral, que no tenga contacto previo con los participantes, y que esté instruido en nuestra práctica ética.

Este es el momento para experimentar. Esperamos que arriesguen. Arriesguen porque para nosotr@s va a ser mucho mejor quien sea original, quien sea creativo, quien haya apostado a algo.

Nosotr@s mismos estamos haciendo una gran apuesta y queremos ver qué pasa. Estamos ansios@s por ver todo lo que tienen para dar, así que…

¡Buena suerte, y más que suerte! ¡Nos vemos en mayo!

LOS JUECES

REGISTRATE

CONTACTO